Adiós Huber, hasta pronto Comandante!

Hace unas semanas que empecé a leer un libro, que hace tiempo Karel Becerra me había prestado, recomendado, y venía relegando para más tarde, “Cuando llegó la noche”. Ayer por la noche, a tan sólo 15 páginas de terminarlo, me llega la triste noticia, de que su autor, el Comandante y héroe de la Revolución cubana, Huber Matos, estaba internado en una clínica de Miami, y en estado muy grave. Vaya cosas del destino.

tapa

Hoy, 27 de febrero de 2012, sin aún haber terminado el libro, me despierto con la triste noticia, que Huber había fallecido en la madrugada. No puedo estar más triste.

Desde que empecé a leer el libro, capítulo tras capítulo, termino con lágrimas en los ojos, imaginando cada escena de aquellos héroes que entregaron su vida, por luchar en contra de una dictadura sangrienta como la de Batista, y en los ideales que motivaron a esos ciudadanos comunes, a enfrentar con sus propias vidas, una guerra en busca de la libertad del pueblo cubano. Libertad, que cinco décadas después, siguen buscando.

Es inevitable ponerse en el lugar de un héroe como el Comandante Matos, un maestro de escuela que literalmente hasta el último momento de su vida, dedico a la libertad de su pueblo, desde la Sierra Maestra, pasando por prisión injustamente durante 20 largos años, hasta su exilio en los Estados Unidos. Una vida de conducta, ideales, valores y por sobre todo, valentía y coherencia. Una vida, obviamente no incluida en la “historia oficial” de la Revolución, por celos estúpidos de un tirano, fascista y mentiroso como Fidel Castro. Pero una vida, que sin lugar a dudas, el tiempo logrará rescatar, y volver a incluir en los anales de la libertad.

Murió Huber Matos
Ingreso a La Habana, luego del triunfo de la Revolución.
(Camilo Ciuenfuegos, Fidel Castro, Huber Matos)

Hoy partió Huber. Hoy se fue el Comandante de la comuna Nro. 9, la más importante y con mayores victorias durante la guerrilla. Hoy se fue el hombre que supo plantarse en reiteradas oportunidades al “líder supremo” Fidel Castro, desde épocas en la Sierra, hasta el momento culmine cuando presenta su renuncia al cargo y a los honores que éste era merecedor, por no estar de acuerdo con el giro comunista que la Revolución había tomado. Él no quería ser cómplice de una mentira hacia el pueblo cubano. Él era consciente que ni ellos, ni el pueblo, habían luchado a sangre y balas, para derrocar una dictadura, e implantar otra aún más sangrienta. Él no iba a ser un instrumento servil, al servicio de las necesidades dictatoriales de un demagogo, que con el tiempo demostró se convertiría Fidel Castro. Él mantuvo sus ideales, y éstos, contrariamente sucede en las películas, le costaron muy caro, su vida.

Hoy, quienes jamás compramos la historia “oficial”, la historia relata por un tirano y sus serviciales colaboradores, despedimos al más grande héroe de la historia contemporánea. Despedimos con todos los honores, esos a los cuáles jamás sintió necesidad de hacer alardes, al héroe de la Revolución de la Revolución cubana, al Comandante Huber Matos. Seguramente en este momento ya se encuentre al lado de José Martí, de Camilo Cienfuegos, y porque no, también, de nuestro Padre de la Patria, el Gral. Don José de San Martín. No tengo dudas, de que esté donde esté, seguirá ordenando e iluminando a quienes hoy tienen a cargo su legado, y la responsabilidad ética y moral de continuar con su lucha. Hoy ya sin armas, sin verde-olivos uniformes, con ideas, proyectos y verdades. Con la única bandera, con la que él siempre supo hacer flamear, no la de la hipocresía y la represión, sino la de la libertad en todas sus formas.

Gracias por tu legado Huber. Gracias por tus ideales. Gracias por tu ejemplo de entrega, lucha y perseverancia. Hoy, quienes pudimos conocerte, admirarte, o seguirte de cerca, juraremos llevar a la historia, tus últimas palabras: “La lucha continúa, ¡Viva Cuba libre!

Adiós Huber, hasta pronto Comandante!

Your image is loading...
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. wilfrido tovar dice:

    “cuando llegó la noche” fue mi libro de cabecera durante mi prisión de 17 meses en el penal de santa Ana en el Táchira, acusado de rebelión contra gobierno de Chavez en pag 361 conseguí un párrafo que convertí en oración de la mañana y de la noche a la que agregué: venceré porque el Espíritu Santo está conmigo …”dentro de este miserable calabozo me digo y me repito como un obceso>tienes que vivir para defender tu verdad!! tu no has sido un hombre que se haya aflojado ante situación alguna, tienes una ejecutoria honesta a lo largo de tu vida, eso hay que defenderlo. tienes que mantener bien tu mente, tu espíritu y tu cuerpo ¡¡esta es una nueva guerra que recién ha comenzado!! ¡tienes que ser tan fuerte como la adversidad!> venceré porque el Espíritu Santo está conmigo. un abrazo desde Venezuela, hoy en combate denodado contra el Comunismo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s