Hacer Patria: compre nacional y precios controlados

Desde casi todos los sectores políticos en nuestro país, se escuchan defensas enfáticas, algunas debo reconocer menos ideologizadas que otras, hacia el “compre nacional” o en su defecto, hacia la industrialización con sustituciones de importaciones.

Foto actual de la producción agropecuaria en Cuba, no de 1959.

Claro, debo aclarar valga la redundancia, porque siempre aparece algún militante bobo que atacaría diciendo: “vos sos un cipayo vende patria”, que ningún estúpido estaría en contra de una industria nacional fuerte y desarrollada, pero, y acá es donde está la diferencia, “protegida” de la legítima competencia cual populismo industrial, como lo denomina el economista José Luís Espert, es la ante sala (ya comprobado por más de 50 años en nuestro país) del fracaso “desarrollista” que pretenden buscar, los que aún insisten en esta defensa ideológica.

Ejemplos hay miles, cientos de miles. En nuestro país, desde hace cinco décadas la industria estuvo prácticamente protegida, salvo en determinados contextos políticos, siendo justamente en estos, donde las industrias eficientes, por ejemplo la agroindustria, han logrado expresar sus máximos potenciales. No así en las otras, las ineficientes, que dependen pura y exclusivamente de la teta del Estado Nacional.

Hoy tuve la oportunidad de ver una publicidad de 1960, donde el Gobierno dictatorial cubano, recién llegado al poder por medio de la guerrilla armada, comandada por el Comandante y Fidel Castro, explicaba a sus habitantes, acerca de los “beneficios” que éstas políticas proteccionistas traerían para el futuro del país. El final de la película ya lo conocemos.

Comercio del tipo “minimercado” en La Habana, Cuba.

Es muy probable que muchos cubanos en 1960, se hayan creído el verso (hoy llamado relato) revolucionario, que les ofrecía un futuro más justo y equitativo; con una industria nacional fuerte y próspera, donde las góndolas estarías repletas de productos de origen nacional. Palabras que hipnotizan a más de un nostálgico populista y nacionalista.

Hoy, 54 años después, todos sabemos en que terminó la popular “Revolución” verde olivo del dictador Fidel Castro, que aseguraba la abundancia, la paz social, los derechos de lo más humildes, como también, algo así llamado “democracia”.

Comparto con ustedes el video, viajemos al pasado cubano, y evitemos el futuro que nos podría esperar a los argentinos. ¿Las conclusiones? Se las dejo a ustedes mismos.

@LuchoBugallo

Artículo publicado en LaMula.

Artículo publicado en la Revista Al Día (Uruguay).

Te invito a leer mi ensayo: “Como convertir una democracia, en una neodictadura”. Una guía para el aspirante a tiano. Podes leerlo y bajarlo en: http://goo.gl/7XlHvQ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s