Presión impositiva Coronavirus en Argentina: los municipios bonaerenses buscan imponer nuevas tasas al campo

Castelli dio el puntapié inicial y ya está vigente. Ahora, General Lavalle busca imponer esta idea, que abarca a más actividades. Quejas del sector rural. Dicen que es “por única vez”

Sin distinguir el color político, hay una idea que se viraliza rápidamente en la provincia de Buenos Aires con el fin de generar recursos para afrontar la pandemia del coronavirus. Se trata de que los productores agropecuarios paguen una contribución obligatoria por única vez, medida que fue rechazada por el sector. 

Castelli fue la primera localidad en lanzar esta medida a principios de abril.  El proyecto, que ya está vigente, alcanza a 539 productores por un valor que varía entre medio ternero a dos terneros, esto es de $ 8.000 a un tope de $44.000, según la cantidad de hectáreas que posea cada chacarero.

Según explicó el intendente de la localidad bonaerense, Francisco Echarren, el propósito es comprar insumos para el hospital local y afrontar gastos extraordinarios, no solo en salud, sino en seguridad y asistencia alimentaria. «El único centro de salud que existe en la ciudad es el público», remarcó en su momento el funcionario del Frente de Todos. «Lo que no se utilice de ese dinero, se devolverá», agregó.

Esta iniciativa fue denunciada por el legislador bonaerense Luciano Bugallo ante el juzgado en lo Contencioso Administrativo de Dolores por alegar que es un impuesto ilegal pero el Juez Antonio Escobar desestimó el pedido.

Luego de conocerse este proyecto, se sumó la localidad de General Lavalle a esta iniciativa.

En este distrito la Intendencia elevó un proyecto de ordenanza preparatoria de una contribución extraordinaria por única vez y con un tope de $10.000. A diferencia de lo que sucedió en Castelli, este proyecto alcanza a todas las actividades.

La ordenanza establece que estarán alcanzados los contribuyentes de tasas municipales que abonen sumas superiores a los $150.000 y quienes ingresen en el régimen de Grandes Contribuyentes.

En lo que respecta al sector agropecuario, por ejemplo, un productor que tenga 1.000 hectáreas, que es el piso, la contribución será de $5.000. Y el productor que tenga más de 3.000 hectáreas, el pago alcanzará los $10.000.

«El monto es casi simbólico», destacó a Clarín el intendente de General Lavalle, José Rodríguez Ponte.

La suma obligatoria para los chacareros será incluida en la tasa vial. «Es una iniciativa solidaria compensable para aquellos que ya han realizado algún aporte voluntario por el tema de la pandemia. Ya sea ayuda alimentaria, insumos para la salud o contribución para la seguridad», describió.

Rodríguez Ponte, de Juntos por el Cambio, comentó que el proyecto está sujeto a una asamblea de grandes contribuyentes que se realizará este viernes y si se aprueba, pasará al Consejo Deliberante para su correspondiente aceptación.

El objetivo también es conformar un fondo por emergencia sanitaria para que sea utilizado para la pandemia de COVID-19.

Asimismo, en el distrito de Dolores se generó una polémica en torno a esta temática. Porquesegún manifestaron desde el bloque de Concejales del Frente de Todos, la idea del intendente Camilo Etchevarren es que el sector rural pague la contribución obligatoria

Pero el mismo Intendente salió a desmentir que vaya a gravar al campo. ​»Lo único que estoy tocando es la tasa de seguridad e higiene que está fijo para los corralones de materiales», dijo Etchevarren a Clarín

Desde el sector rural criticaron duramente las decisiones de los intendentes bonaerenses. 

«Es una barbaridad lo que están haciendo las intendencias», calificó el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Jorge Chemes.

«Estamos haciendo todas las averiguaciones en materia constitucional si se puede hacer esto. No queda otra alternativa que ir por este lado. Vamos a ir hasta las últimas consecuencias«, aseguró.

Por su parte, Matías de Velazco, presidente de Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa, más conocida como Carbap y una de las entidades más combativas, destacó que «todos los países piensan cómo reactivar la economía bajando impuestos y tasas y Argentina siempre a contramano, pensando en cómo subirlos«.

«Cuando surge una crisis como ésta, los que están ejerciendo la función pública tienen que seguir aumentado impuestos. ¿Qué han hecho lo que han recaudado?. No tienen una administración eficiente y necesitan permanentemente mayores recursos del sector privado», criticó.